El sueño de la carne

“Choosing the right ingredients is the core of healthy eating. It’s not just a matter of selecting the leanest cuts of meat and reducing the amount of fat we consume, it helps to know which ingredients are at their peak at any given time, both in terms of flavor and nutrition”. (p. 7)

Rodolfo se había convertido en vegetariano muchos años atrás. Lo había hecho por culpa de la insistencia de su hija Federica quien, luego de ser la fortuita testigo, a la edad de siete años, de la matanza de un pavo para la cena de Año Nuevo (que a ella la pareció un cruel asesinato y ello motivó su decisión de dejar de hablarle a la cocinera), se hizo vegetariana en el acto- Federica tomó esta decisión con una determinación que hubieran querido tener muchas de las amigas a las que años más tarde no acompañó en sus dietas porque por ser vegetariana y maratonista no tuvo jamás problemas de sobrepeso. Pensó Rodolfo que no tenía sentido hablar de la calidad de los cortes de carne porque todo acto de beneficio, aun los que perpetraban los rabinos de acuerdo con las más estrictas regulaciones kasher, era criminal. Así de simple. Se lo dijo delicadamente a Irene cuando ella le habló del libro de Ramsay que se había comprado.

Irene lo interrumpió enfáticamente. Le dijo, sin convencerlo, que todos los vegetarianos se contradicen. “Aunque muchos alegan que lo hacen por sensibilidad al dolor de los animales, olvidan el dolor de las plantas, un dolor más abstracto, más silencioso, para el que se requiere más sensibilidad aún. Creo que si te duele uno debería dolerte el otro. Yo por mi parte, veo la alimentación como una forma de amor. Me uno con los alimentos, de origen animal o vegetal, con pasión y compasión. Al digerirlos, sus ácidos grasos, sus aminoácidos, sus carbohidratos, se mezclan con mis enzimas en un hermoso acto de fusión que implica miles de millones de abrazos moleculares. Alimento y fomento un acto de amor bioquimico cada vez que como. No veo que sea como tú dices, un acto de barbarie ni de insensibilidad lo que nos carateriza a nosotros los omnívoros, por que me resisto a que me llames carnívora. Además, te recuerdo que Robert Ardrey (Irene era un antropólogo amateur) defendió la hipótesis de que en el origen el hombre era un cazador. De que, paradójicamente, fue gracias a que fuimos cazadores en la Prehistoria, que desarrollamos evolutivamente sentimientos como el altruismo, el gregarismo y muchos otros de los rasgos que nos hacen seres sociales. Así de retorcidos son los caminos de Dios, Rodolfo, para enseñarnos el amor y la compasión”. Rodolfo se quedó callado viendo cómo Irene cerraba su argumento introduciendo en su hermosa boca roja un fresco trozo de lomito casi crudo por el que el buen Louis (Interview with the Vampire) hubiera dado la mitad de sus 200 años. Poco antes, a Irene le habían servido un carpaccio de pato con un sorbete de coco y anís sobre el que él no había hecho comentario alguno. Sólo se había acordado mudo de los patos que veía en uno de los lagos del Parque del Este cuando trotaba muy temprano las mañanas de los sábados. Él tenía que comer un gran volumen de su ensalada de granos y lechugas verdes aderezada con aceite de oliva extra virgen, que le compraba a Oriol, un amigo que lo importaba directo de Argentina, y vinagre balsámico de Modena para ingerir la proteína que necesitaba. Pero quizás él sí estaba más cerca de la Luz que los otros, los carnívoros; se dijo para sí sin saber si eso era un consuelo o pecado de soberbia.

“Brindemos con estos vodkas martinis preparados con Ciroc y aceitunas portuguesas”-le dijo Irene-tratando de cortar su monólogo interior así como ese hielo brevísimo que amenazaba posarse sobre sus platos. Rodolfo levantó su copa y, asintiendo con la cabeza, la invitó a que se dejaran llevar por la lisergia rítmica de Walkabout. “Cierto, brindemos por este reencuentro, luego de tantos años”.

Irene levantó su copa y brindó. Lo hizo mirandolo a los ojos sin quitarle la vista. Pero contrastaban con la firme serenidad de su mida las manos de Irene, que revelaban un ligero pero constante temblor. No sabía ella misma si lo hacía por rabia, porque se sentía ofendida por las palabras de Rodolfo sobre sus preferencias nutricionales. Más le lucían prepotentes que sensibles o compasivas para con los animales y su dolor. Le parecía un acto de soberbia que él se creyera mejor que ella, que quisiera cambiar su modo de comer porque su preferencia alimentaria era superior. Y lo peor es que ese temblor Rodolfo lo interpretaba de otra manera. Creía que Irene todavía sentía una fuerte pasión por él. Que ella aún tenía muy vivo el recuerdo de la relación intensa que habían vivido hacía tres años, cuando se fueron de viaje juntos. Y quizás lo sentía de veras- quizá Rodolfo no se equivocaba-pero en ese momento Irene estaba muy irritada como para reconocer ningún sentimiento que no fuera plácidamente fraternal por Rodolfo. Y sin embargo, por esas contradicciones de la mente humana Irene le dijo: “Soñé contigo anoche”. No era tan cierto. Había soñado con él, pero eso había pasado hacía más de una semana. Pero Irene pensaba que esa conversación pseudo-íntima la ayudaría a ocultar su confusión interior. A pensar en algo distinto para que dejara de mirarle las manos, cuyo temblor ahora era más evidente. “Viajábamos en un barco que navegaba por un canal que sin saber cómo se convertía en una avenida amplia llena de gente caminando con tiendas a cada lado. Estábamos los dos conversando en la proa. Y súbitamente se rompieron los frenos o algo así porque empezamos a rodar hacia abajo. Al principio subíamos lentamente, pero luego, como si fuera un gigantesco vagón encima de una montaña rusa, comenzamos a deslizarnos cada vez más rápido calle abajo.” Irene ahora temblaba aún más recordando la angustia que le producía esa escena de su sueño, o lo que recordaba de éste. “Tu le gritabas a la gente que se apartaran, pero ellos no parecían escucharte. Caminaban como dormidos. como zombies.” Para no compartir la culpa de verlos morir aplastados, Irene se acordó de que un momento después ya no estaba sobre el barco-bus sino en la calle. Corría por el medio de la calle; iba de persona en persona y les gritaba al oído, les tiraba de la ropa; les advertía que venía sin frenos ese barco-bus y que tenían que hacerse a un lado. Miraba a Rodolfo aún en la proa, parado (un poco como estaban Leonardo Di Caprio y Kate Winslet en la proa del Titanic) dirigirse sin remedio hacia la pared de piedra de un edificio aún lejano. Se acordó de que en sueños se había recordado de la escena final de Runaway train. Pero este edificio estaba hecho todo de vidrio y en su fachada frontal colgaba un gigantesco reloj cóncavo igual al Mozia que Rodolfo le había regalado en su cumpleaños dos semanas atrás. Irene penso que lo único que podía para salvar a Rodolfo era detener el tiempo. Total era su sueño. Y lo logró, de repente, la aguja del segundero no se movió más. Fue lo último que vio. Y se despertó complacida. Pensó que fue ése su modo de salvarle la vida a Rodolfo en su sueño. Así de fuerte lo quería. Pero no estaba segura de que lo deseara.

Gordon Ramsay´s Healthy Appetite (2008)
Gordon Ramsay
Key Porter Books: Toronto
256 pp

Gordon Ramsay, chef británico célebre por su excelencia culinaria (tiene en su haber un total de 16 estrellas Michelin) y por su irascibilidad—que en ocasiones ha usado como instrumento extremo para conseguir excelencia—ha publicado este hermoso libro, con abundantes fotografías a color, en el que presenta a los lectores 125 recetas de cocina saludable, hechas con ingredientes frescos, que no escatiman en sabor y sazón. Suplementan esta colección de recetas, técnicas de cocina que optimizan el sabor y una lista de sus inggredientes favoritos.


Ciroc

Este vodka super premium francés se distingue de otros en que es preparado destilando el jugo de uvas fermentado en frío de uvas Mauzac Blanc y Ugni Blanc. Las cinco destilaciones sucesivas por la que pasa el jugo fermentado (las primeras cuatro en alambiques de acero y la última en uno de cobre) lo distingue de las demás. Es ideal para tomarlo seco, en las rocas, con soda, o en sofisticados vodka martinis. Perfecto antes de una cena, para calentar el cuerpo en los tiempos fríos decembrinos.


Barbakkoa

Esta tienda hace que las parrilladas sean lo más sencillo del mundo. Ofrece diversos modelos de parrilleras fijas y móviles que pueden modificarse y adaptarse a su espacio disponible y necesidad. Los acompañantes de rigor de una buena parrillada—vinos, quesos, portabotellas, descorchadores eléctricos, termómetros, aderezos, tablas para picar—también los proveen. Centro Comercial Xpress, Macaracuay.

Portada del album Logos, de Atlas Sound


Logos

Atlas Sound

Bradford Cox es una de las figuras más enigmáticas de la música independiente. Muestra aquí su búsqueda del sonido, decantado de tal manera que apenas se distinguen las guitarras acústicas, antiguas estructuras pop y las impresiones fugaces de un disonante sonido electrónico, jugando con la textura y forma de la canción. Es un disco con un sonido mucho más limpio que el de su debut, aunque sigue plagado de atmósferas envolventes. Dos de sus exquisitos temas cuentan con un par de invitados de lujo, Laetitia Saedler y Noah Lennox, quienes destacan en los mejores temas del álbum, la éterea “Quick Canal” y la lisergia rítmica de “Walkabout” respectivamente. ML


Relojes Mozia, tiempo cóncavo multicolor

Estos relojes de pared tan originales son diseñados por Giovanni Levanti, arquitecto y diseñador nacido en Palermo con estudio particular en Milán. Giovanni produce para la firma italiana Diamantini y Domenicone los alegres, livianos y frescos relojes de pared Mozia. Están fabricados en delgada lámina de aluminio. Sobre sus esferas circulares y cóncavas, las agujas de la hora y los minutos han sido pintadas con colores que combinan con los de la esfera. Estos relojes son distribuidos en Venezuela por Mary del Este.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. TERESA dice:

    MUY BUENA INFORMACION

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s