Kartell, El transparente glamour del plástico

(foto: cortesía Kartell)

Hace mucho más de un siglo las muñecas eran de trapo, los frascos eran de vidrio y los muebles eran de cuero. Pero un material llegó para quedarse, y con su presencia ha transformado al mundo de maneras insospechadas. Relojes, piezas mecánicas, instrumentos quirúrgicos, utensilios de cocina, zapatos, juegos, techos. Todo ha sido transformado por el plástico, hasta ese sofá tan cómodo en el que nos recostamos a descansar, ahora también es de plástico. Gracias al ingenio y visión innovadora del ingeniero químico Giulio Castelli, Italia se ha convertido en una de las pioneras en el uso desafiante del plástico y en llevar este versátil material a terrenos jamás pensados. En 1949, de la mano de Castelli se funda la empresa Kartell, dedicada en sus primeros momentos a la investigación y a la aplicación de tecnologías de punta para la utilización del plástico en accesorios para automóviles y artículos de laboratorio. Sin embargo, el químico italiano tenía también otros intereses: llevar el plástico a la decoración. Así, apostando por la versatilidad de este material, y aceptando desafíos tecnológicos marcados por su originalidad, Kartell es sinónimo de innovación, investigación, creatividad, calidad, funcionalidad y glamour.

La trayectoria de Kartell es impresionante y forma parte, sin duda, de la historia, del diseño y del arte contemporáneo en general. No en vano muchas de sus piezas de mobiliario forman parte de las colecciones permanentes del Moma de Nueva York y del Centro Georges Pompidou de París. Sin embargo, puede decirse que la consolidación de la empresa dentro del mundo del diseño no ocurre hasta los años ochenta, cuando el diseñador Philippe Starck inicia sus colaboraciones con la empresa italiana. Nace así una nueva era en diseño, producción y fabricación de muebles, y la silla Dr.Glob de Stark es prueba de ello. Aunque su diseño luce aparentemente sencillo, constituye en realidad una ruptura de paradigma. No sólo por estar hecha de plástico, sino por la sutil combinación de líneas rectas y fuertes, con curvas suaves y delicadas que le da una apariencia ecléctica, pero elegante. Por otra parte, mientras Kartell revoluciona el mundo del diseño, pasa también por un cambio da mando. En 1988 tomó las riendas quien fuera una vez asesor de Gianni Versace, Claudio Luti, yerno de Castelli. Bajo la gerencia de Luti, la empresa se ha mantenido como líder en su medio y vanguardista en cuanto a la utilización del plástico.

Además de su innovación en materiales y diseño, Kartell es una empresa única en su estilo a causa de la seriedad y compromiso con que la empresa conduce sus investigaciones. Cada nuevo uso, textura, forma y color que se le da al plástico en los nuevos diseños es el resultado de años de investigación y trabajo de laboratorio en el que se ponen a prueba nuevas tecnologías y se descubren nuevas cualidades del plástico. Otra característica única de Kartell es que todos sus productos son fabricados en Italia. Aún cuando esto puede resultar más costoso, la empresa entiende la importancia y el beneficio de tener a diseñadores trabajando junto a investigadores y fabricantes, lo que hace que la información fluya con rapidez y sin intermediarios, por lo que la calidad, diseño e identidad de cada producto lleva el inigualable sello de tecnología y belleza de la empresa.

De Italia para el mundo
Los productos Kartell se venden en más de ochenta países, con 100 tiendas exclusivas de la marca y 4.000 puntos de venta. La tienda Kartell de el Centro San Ignacio o el corner que tiene esta firma en el showroom de la casa Collectania en Los Palos Grandes tiene los detalles y características de las tiendas de esta marca en cualquier otra ciudad del mundo. Entrar a una tienda Kartell es toda una experiencia. Cada local parece una pequeña galería en el que sillas, muebles, mesas y estantes se exhiben con elegancia. Estos espacios no tiene como único objetivo vender, sino darle una mirada fresca, pero a la vez sofisticada, a las nuevas tendencias en diseño a sus visitantes, y permitirles absorber algo de esa belleza, calidad y versatilidad de sus diseños. Quizás por este interés en darle al paisaje urbano y doméstico una mirada chic y moderna, Kartell es también un museo. Desde hace ya nueve años la empresa abrió un espacio cerca de sus oficinas en Italia, dedicado exclusivamente a la exposición de mil artículos que, acomodados cronológicamente, narran la historia y la evolución del diseño y de los diversos usos que le ha dado la empresa al plástico. Junto al museo, las tiendas y las diferentes exposiciones en las que Kartell participa alrededor del mundo, la empresa publicó un libro que recopila más de 150 fotografías, interpretaciones artísticas y literarias de los productos de la empresa, que reflejan el valor de un proyecto consagrado al diseño, la moda y el arte.

Los maestros y sus obras
La versatilidad del plástico, sus cualidades, su flexibilidad, resistencia y suavidad, además de la posibilidad de utilizar diferentes colores, e inclusive transparencias, sumado al prestigio relacionado con la empresa italiana, llama la atención de diseñadores de renombre internacional, que se interesan por darle a sus mejores diseños el sello Kartell. Este es el caso de la diseñadora española Patricia Urquiola y sus dos mesas, Usame y T-table. La primera es una mesa rectangular de líneas sencillas, que incorpora un revistero. Puede funcionar como mesita auxiliar e inclusive como una bandeja para la cama. Está hecha de polimetacrilato de metilo (PMMA), lo que le permite una sofisticada transparencia, y tiene, además, un delicado estampado floreal, a lo art deco. La T-table, por su parte, es una elegante mesita redonda hecha de PMMA, que se diferencia por la textura que resulta del innovador diseño de su tablero, en el que conviven espacios llenos y vacíos, dejando un rastro tan irregular como sofisticado. Maarten van Severen, uno de los diseñadores belgas más importantes, tampoco pudo resistirse a los encantos de Kartell, ni a la versatilidad del plástico y diseñó un cómodo diván con forma de espiral cóncavo, hecho completamente de PMMA. Esta chaise longue de nombre LCP invita al descanso, es elástica y suave, su línea continua y el material del que está hecha parecen desafiar varias leyes de la física, pero gracias a la genialidad del diseñador y a la investigación y tecnología propia de Kartell, este elegante sofá es sumamente resistente.
Otro de los más famosos diseñadores italianos, Piero Lissoni, sorprende mezclando las clásicas líneas de una cómoda poltrona con policarbonato transparente, Pop. Cada módulo puede arreglarse fácilmente uno al lado del otro, por lo que Pop puede pasar de un sofá individual a uno con tantos puestos como se quiera, sus cojines van desde un elegante negro, pasando por hermoso estampado hasta una jovial tela de jean. Antonio Citterio, reconocido diseñador italiano utiliza el polipropileno para la Spoon Chair, una silla propia de oficina, con útiles rueditas y cómodos brazos. La funcionalidad de esta silla no le resta belleza, pues sus líneas redondeadas la distinguen de cualquier mueble de oficina.

No podía faltar aquí, claro, uno de los grandes del diseño y colaborador estrella de Kartell, Philippe Stark. La Marie, y Louis y Victoria Ghost son algunos de sus diseños emblemáticos para la marca italiana, que resaltan por ser completamente transparentes. La silla Louis Ghost está hecha de policarbonato y recuerda las líneas de la barroca Louis XVI, pero con un twist: está fabicada con una sola pieza de plástico transparente. Sus elegantes líneas van acompañadas por una increíble adaptabilidad, durabilidad y practicidad, aspectos que también pueden apreciarse en su compañera Victoria Ghost, su respaldar ovalado, como un medallón antiguo, se distingue clásico y elegante, pero su transparencia plástica la hace contemporánea. Con una línea más moderna, acorde con el policarbonato del que está hecha, La Marie es la primera silla diseñada y fabricada como completamente transparente y de molde único. La lista de diseñadores no termina aquí, otros grandes de fama internacional, como Ron Arad, Paolo Rizzato, Anna Castelli Ferrieri, Marcel Wanders, Piero Lissoni, Patrick Jouin, y Ronan & Erwan Bouroullec, por mencionar sólo a algunos también han trabajado con Kartell.

Muebles con corona
Cualquier pieza de mobiliario con el sello Kartell puede considerarse de la realeza. La mezcla de innovación con investigación y tecnología de punta, más una pasión sincera por el diseño y la determinación de llevar el plástico hasta lugares nunca soñados hacen de Kartell una de las empresas más sólidas, mejor posicionadas y con mayor reconocimiento en el mundo del mobiliario y del diseño. La empresa cuenta en su haber con nueve Compassi d’Oro, uno de los premios a la excelencia más reconocidos, no sólo en Italia, sino en toda Europa, además de haber recibido el premio Guggenheim 2000 al mejor museo de empresa. Que no quepa la menor duda, Kartell significa calidad, innovación, ciencia y diseño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s