Ficción venezolana

Valle Zamuro (2011)
Camilo Pino
Alfa Puntocero, 224 pp

Una Caracas alucinante que a ratos te hace pensar que la novela te ha hecho ingresar en un mundo paralelo, acosada por zamuros, habitada por seres alucinados por los narcóticos, y con ese telón de fondo que son: el ruido, el caos, la violencia y la turbulencia de la ciudad, sirve de locación a las disgresiones de Alejandro Roca, joven publicista que se abre camino en su trabajo y en su vida. Y entre amores y desamores, verdades que duelen y mentiras que anestesian, Alejandro aprende a manejar su relación con esta ciudad que es un modelo caótico e intenso de nuestro mundo.


Alucinas de verdad. Lo que dicen, que hablas con los árboles y ves animales en las piedras, todo eso es verdad, pero no es lo importante. Las alucinaciones son lo de menos. Lo especial es la sensación de…¿Cómo decirlo?…Plenitud, que es una cosa espiritual. Creo que es algo que deben sentir los santos, o la gente religiosa muy avanzada.
(p. 78)

Dos monstruos juntos (2011)
Boris Izaguirre
Planeta, 384pp

En estos tiempos en los que el lujo y sus símbolos han tenido que ser redefinidos (sea por la crisis económica global de la cual no acabamos de salir, sea porque la responsabilidad ambiental y ética crean restricciones a un consumo indiscriminado, la gente que hasta hace poco caminaba como si sólo posara los pies sobre alfombras rojas llenas de chic, glamour, flashes y burbujas, no siempre ha sabido cómo reajustar sus vidas a los nuevos tiempos. Éste drama afecta al exitoso chef Alfredo y su pareja, la distinguida Patricia desde que llegan a Londres. Sus vidas están trastocadas y Boris espía con pluma cáustica a través de las grietas que se han abierto en un mundo que se transforma.

Estaba convencida de que el momento final, ese en el que pudieran utilizar no todo ese dinero, tan solo una estúpida parte, y vivieran a todo tren, cumpliendo todas sus expectativas, Alfredo no requeriría de más explicaciones. Pero no era verdad, nadie acepta que se le manipule. Y eso es lo que había hecho con el amor de su vida. Pero, ¿todo amor no es una concatenación de manipulaciones? Ellos mismos, ahora al teléfono, hablando en un código Morse deformado, ¿no estaban jugando uno con el otro, solazándose en no decirse toda la verdad?
(p. 171)

Rating (2011),
Alberto Barrera Tyszka
Anagrama, 264pp

Es una novela narrada con dos voces que se alternan, la inocente de Pablo Manzanares, estudiante de literatura que quiere ser poeta y trabaja en un canal, y la cínica y desilusionada de Manuel Izquierdo, guionista, en plena crisis de los cincuenta. La obra muestra con agudeza y humor el mundo de la televisión, y el submundo de las telenovelas, que funcionan como manual sentimental. Frente a la pregunta sobre hasta dónde puede llegar la TV en su búsqueda de rating, esta novela aventura una respuesta.

Sus ojos me parecieron más grandes. Tú me gustas, me gustas mucho le dije. Y como seguía callada, le metí más candela a las frases. Estoy enamorado de ti. Pero nada, igual. Abrió un poco los labios. Yo sentí frío debajo de la lengua. Esos labios delgaditos. Y como no soportaba que ella siguiera en silencio, le solté lo de la televisión. De puro nervio. De puro idiota. Ella siguió igualita. (pp 136-137)

Memorias de la esperanza (2008)
José Sánchez Lecuna
Editorial Alfa
288 pp.

Por: Jeanette Rojas Montserrate

Envuelto en una nube de polvo, con aires desérticos y tropicales, José Sánchez Lecuna (1948) ambienta su más reciente novela en el pueblo de Tintorero. Sixto “patriarca de una estirpe ancestral” teje en su telar día tras día mientras contempla cómo sus hijos, los hijos de la tierra, viven sus errores, desencantos y triunfos al tiempo que intentan hacer y forjar la historia y las tradiciones. Hasta que Sixto, vulnerable como todo hombre, confronta al lector “con una devastación a la que todos estamos expuestos”. Reflejos de la Historia sagrada y la literatura universal dan registro de aquello que motivó e inspiró al autor.
La obra, no enmarcada en el tiempo y el espacio, nos habla de la esencia humana que desconoce de culturas y geografías, de aquello que no tiene que ver con la modernidad o la antigüedad. Así Sánchez Lecuna, doctor en Letras de la Sorbona, refleja en su narrativa una voz madura, sus palabras parecen armar filigranas de símbolos que exigen a un lector atento que sepa escuchar a ese narrador que carga cada palabra con Memorias de la esperanza.

La cruz más lejana del puerto (2008)
Edilio Peña
Alfa
192 pp

El autor cumanés Edilio Peña es narrador, ensayista, guionista de cine y profesor de dramaturgia de la Universidad de Los Andes. Esta nueva obra de ficción nos presenta una galería de cuatro personajes inusuales y raros que nos recuerdan a nosotros mismos. Cuatro hijos de la duda y un mismo vientre infiel viven bajo el estigma de su pasado. Aunque no desean repetir los errores de sus ancestros, los personajes se ven obligados a retratarse en el espejo de la memoria. Se sumergen en una trama que sigue las pautas de la telenovela y, como una serpiente, tritura y traga la realidad para luego expulsarla en una insólita ficción. Uno de ellos es un cadete de la Guardia Nacional que resulta ser médium del Libertador, el otro un mecánico que encuentra refugio en las enseñanzas de Tok, maestro de meditación y artes marciales; el otro un actor tan secundario en sus papeles como en su matrimonio, que viaja a Hollywood junto con su esposa cubana, a fin de conquistar un lugar en el estrellato; y la última una loca que se enriquece con el negocio de exhibir en televisión la tragedia de su familia. Estos cuatro personajes nacieron bajo los designios de una estrella poco fulgurante, y que los envuelve en la realidad de un país demasiado cargado de olvido. Llenos de historias y vidas diferentes se encuentran en esta novela que muestra el entretejido de las truculencias tan distantes y cercanas de nuestra cotidianidad.

La criolla principal
Inés Quintero
Aguilar, 20008
229 p.

La autora nos invita a sentarnos a su lado para escuchar la historia de María Antonia Bolívar, la hermana del Libertador, como si se tratara de una fábula. Su voz resuena en nuestros oídos a medida que escuchamos las narraciones transmitidas a través de su breve espacio radial. Un lenguaje colorido, cargado de calificativos directos, que dotan de grandilocuencia a las palabras, y frases muy categóricas caracterizan a esta investigadora. La capa moralizante que cubre las líneas de la historia, es removida ante un lector ávido de conocer su pasado y descubrir las circunstancias que influyen en la idiosincrasia del venezolano. La historiadora presenta una vida de la cual sabemos realmente muy poco pero que engrosa significativamente nuestras páginas de historia, lo cual demuestra el intenso trabajo de investigación llevado a cabo para la publicación de esta obra. De María Antonia Bolívar se conocen apenas algunas referencias secundarias y de poca relevancia, como los consejos que alguna vez dio a su hermano, el Libertador, pero nada se sabe de la absoluta fidelidad a la corona española, que le lleva a renegar de las ideas revolucionarias e inmorales de su hermano o la desagradable situación que concluye con su destierro por parte del propio Simón Bolívar. Desvelados muchos aspectos históricamente ocultos, Quintero propone una version idílica de la historia de Venezuela; distinta e inconciliable con los asuntos adversos de la realidad. Según ella es más sencillo dejar de lado los puntos chocantes, para construir una historia sólida como base de nuestra vida como nación libre e independiente. Conozcamos entonces de su mano qué ocurrió realmente en la vida de María Antonia Bolívar, la hermana del Libertador. JRM

Nunca más Lili Marleen
David Alizo
Literatura Mondadori, 2008
646 p.

¿Alguna vez nos hemos preguntado qué ha pasado con los Nazis que sobrevivieron a la Guerra? El escritor venezolano David Alizo responde en gran medida esta pregunta. En una muy extensa pero no menos conmovedora novela intenta reconstruir el cruento episodio de la II Guerra Mundial, el surgimiento, auge y caída del idealismo de Adolf Hitler, cuyo gérmen nacionalsocialista mancilló la paz acordada poco antes en Versalles.

Al igual que muchos judíos perseguidos durante la Segunda Gran Guerra, grupos Nazis llegaron a este lado del continente desde Europa, huyendo de la cacería norteamericana desatada al finalizar la pugna. Quienes mantuvieron los ideales de la raza aria durante, y aún después, del esperpento de la Guerra, naturalmente han demostrado su valía como verdaderos seguidores del nazismo. En consecuencia, aun cuando se encuentren disgregados, su móvil y percepción del mundo seguirá siendo la misma. Son las ideas de Helmut Braune o Martin Fuchs –no importa realmente cuál nombre revela su verdadera identidad o cuál la encubre– las que lo convierten en uno de estos despiadados quienes, a pesar de haber vivido la Guerra o tal vez precisamente debido a ella, tienen el valor para continuar derramando la sangre de seres cuyo único error es haber estado en el lugar equivocado en el momento menos apropiado.

El título de la obra trae a colación un ingenuo, pero muy trascendente, elemento en la historia de las dos grandes guerras que han mermado de manera lamentable la población mundial. Un poema que surgió del más puro sentimiento de un soldado durante la I Guerra Mundial, convertido luego en cacnión unió a tropas adversas durante la II Guerra Mundial, y que desde entonces ha sido versionada en numerosos idiomas y estilos hasta nuestros días. “Lili Marleen”, una canción que ha acompañado momentos de amor y revolución por igual, quizá debido a que su concepción ocurrió bajo cisrcunstancias en las que se conjugaban ambas vertientes. Tal vez con la negación adosada al nombre de esta canción quiera el autor repudiar el eterno conflicto entre el amor y el odio, los cuales a veces se dan la mano como fieles amantes, cuya pasión es tan desbordada que uno debe morir por el otro. JRM

Fiesta de campo y Renate o la vida siempre como en un comienzo
Francisco Massiani
Otero Ediciones, 2008
143 p.

El tópico de la juventud dirige estas dos obras por caminos transitables por cualquiera que haya percibido ese aleteo efervescente de la adolescencia que llamamos “amor”. Todo cuanto conocemos en esta estapa de nuestra vida convierte al niño en hombre y a la niña en mujer. Una etapa crucial de la vida en la que se comprende que el sufrimiento es una fuente fundamental para la felicidad. Esto lo presenta un Francisco Massiani mucho más joven que el que conocemos. Cada juego de la palabra de aquel joven escritor confluyen en el vértice entre el amor y la amistad. En Fiesta de campo se trata simplemente de las inquietudes existencialistas que alguna vez perturban la quietud de la juventud. En Renate o la vida siempre como en un comienzo es sobre el amor de la madurez cuando ésta se encuentra apenas en su pubertad. Las descripciones en ambas historias muestran una realidad simple que se complica solamente para ahondar en los pensamientos, en el recuerdo de un pasado no muy remoto y sin embargo mejor que el presente. La reflexión sobre las ideas, las benditas ideas que, una vez que se nos ocurren, persiguen nuestra existencia como un secuestrador al acecho. Renate es el hombre que en su condición de viajero, y por lo tanto de completo desconocido, deja a un lado la vergüenza para aventurarse, como quien se esconde tras la máscara, a dejar sus emociones al descubierto. Sirviendo de escenario para tales actuaciones de desenfreno, existen las imágenes representativas de una Venezuela que se encuentra en su adolescencia, frente a la vieja Europa, el viejo continente cargado de historia y ancianos con un desgastado pasado. JRM.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s