Persépolis, Viñetas en blanco y negro sobre la vida de una iraní

Autor: Constanza Mendoza

La memoria es una de las herramientas más poderosas para despertar la creatividad. Elegimos, distorsionamos, e incluso, reinventamos muchos de los recuerdos que nadan en la memoria. Lo que yace en el trasfondo, es la fusión de diferentes elementos que componen esta memoria. No existe una memoria personal que sea independiente ya que la memoria colectiva, influye directamente en la construcción de los recuerdos individuales. Persépolis es el resultado de esta mezcla, es el equilibrio mnemónico entre la vida de la autora y la coyuntura social que la rodea.

Marjane Satrapi, nacida en 1969 en Rasht, Irán, es la hija única de una familia de Teherán, y la autora de esta novela autobiográfica hecha en cómics. El primer capítulo, “El Pañuelo” y la primera viñeta, marcan el corte que tendrá la historia a lo largo de la novela que comienza en 1980. En ésta, aparece Marjane con diez años de edad utilizando por primera vez el velo impuesto por el nuevo régimen islámico y que simboliza la controversia que pronto enmarcará la coyuntura sociopolítica del país en el que crece la autora. El año anterior, había estallado en Irán la llamada Revolución Islámica, un proceso que, como muchas revoluciones, al principio creó muchas expectativas de que las cosas mejorarían. Mucha gente pensaba que con la caída del Sha se acabaría la corrupción y el sistema se haría más justo. Pero el nuevo régimen derivó rápidamente a un fundamentalismo islámico que comenzó a ejercer violencia contra los disidentes y a secuestrar las libertades ganadas durante el régimen pro-occidental, aunque corrupto, del Sha. A medida que la autora recrea los episodios de su vida, bosqueja los profundos cambios que tienen lugar en su país y describe cómo éstos influyen directamente en su vida.

La novela

Lo que hace más interesante a esta novela es el flujo narrativo en tres niveles. El primero se enfoca en Marjane, sus reflexiones e ideas, y su indetenible y, en ocasiones, acelerado enriquecimiento intelectual; el segundo lo hace en las relaciones entre Marjane y su familia, vanguardista y moderna; y el tercero, describe lo que pasaba en la sociedad, en la que el régimen fundamentalista islámico—retrógrado, violento y conservador—ejercía una creciente violencia contra la disidencia. Persépolis es una novela de cuatro tomos: los dos primeros narran la infancia de Marjane; los siguientes, se concentran en la vida de una Marjane que, por decisión de sus padres, se traslada a Viena. La narración de su proceso de adaptación a la cultura occidental, la vida separada de su familia, desde que tiene catorce años, y sus primeros romances, le confieren a estos capítulos un enfoque más introspectivo pero que no dejan de llevar de la mano una influencia indirecta de la situación iraní en su vida.

La memoria se tiñe en blanco y negro, y lo mismo ocurre con los dibujos de Persépolis, unos y otros diluidos en el pasado. El cómic, que permite contar una historia con gran riqueza visual, fue el género narrativo que Marjane encontró ideal para narrar esa historia llena de imágenes en las que se mezclaban la violencia y brutalidad de la Revolución con la inocencia con la que podían mirarla los ojos de una niña. Sin duda, este estilo descontruía un poco esa violencia, le otorgaba prevalencia a la historia y nos recordaba que todos esos hechos eran contados desde una perspectiva femenina, inocente, muy sensible, pero a la vez extremadamente inteligente y observadora.
La autora fue capaz de plasmar escenas de guerra, muerte y violencia sutilmente (e incluso, jocosamente) en algunas viñetas, y se las ingenió para dibujarlas de modo que al lector no le resultaran tan fuertes y estremecedoras como ella misma las debe haber recordado.

Del cómic al film

En el 2007 Satrapi realizó una adaptación cinematográfica de la novela con la colaboración del cineasta y caricaturista francés, Vincent Paronnaud. La autora explicó que la idea de mantener el estilo estético del libro, —cómics en blanco y negro—, era disminuir los rasgos faciales de los personajes para que el espectador no hiciera una referencia geográfica o cultural de éstos y pudiera comprender que, al igual que la Revolución ocurrió en Irán, podía suceder en cualquier país. La película obtuvo muy buena críticas por parte de varias revistas como Time, que la catalogó como uno de los 10 mejores films del 2007 y Empire que la clasificó en el puesto 58 entre “Las 100 Mejores Películas en el Mundo del Cine”. Además de las numerosas críticas, Persépolis ganó el Premio del Jurado en el Festival de Cannes 2007 y fue nominada al Premio de la Academia como Mejor Película Animada.

Persépolis: Antigua capital del Imperio Persa cuyo nombre quiere decir la ciudad persa. Se dice que Darío I funda esta ciudad y la desarrolla como una de las más gloriosas de la época. Fue conquistada cerca del 330 a.C por Alejandro Magno y pasa a ser la capital del Imperio Macedónico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s