Proyecto Pampero, Apoyo al arte y la cultura

En tiempos en los que la responsabilidad social se ha convertido en un elemento principal de la estrategia de marca, es siempre saludable revisar experiencias en esta área que hayan sido, pioneras y exitosas. Uno de los casos memorables es el de Pampero, marca que hoy reconocemos como la de una línea de rones venezolanos de la más alta calidad, con denominación de origen Ron de Venezuela, y que en la actualidad se comercializa en más de 30 países de cuatro continentes. En las líneas que siguen revisamos brevemente la historia de las actividades de RSE y mecenazgo cultural de esta marca.

La marca Pampero ha tenido una larga y fructífera actuación por más de 70 años en Venezuela. El origen de esta relación se remonta a 1938, cuando Luis Manuel Toro y Alejandro Hernández, empezaron a elaborar rones y vinos de frutas bajo la razón social Toro-Hernández y Cía., que en 1944 rebautizaron como “Industrias Pampero”. Con el nombre Pampero se apoyaban, ya desde su fundación, una diversidad de actividades sociales y culturales. Esta actividad de mecenazgo era excepcional en el mundo empresarial venezolano

Aunque el trabajo cultural y social de Pampero nunca se detuvo, la creación de la Fundación Pampero a final de la década de los 80’s le otorgó formalidad a esas actividades y contribuyó a que duraran en el tiempo. Fue creada para llevar a cabo trabajos de interés social y cultural en beneficio de la comunidad. Desde ese mismo momento la Fundación Pampero se convertiría en uno de los promotores culturales más importantes del país. La Fundación Pampero entregó numerosas becas para sufragar los altos gastos en educación; se involucró en el campo editorial, publicando piezas sobre la historia cultural y la tradición en Venezuela; incursionó en producciones discográficas cuyo objetivo era el rescate de la música popular.

Pampero Creativity, fundada en 1982, se convirtió en una oficina de publicidad. Su mayor logro fue la producción de una serie de micros titulados “Lo tradicional de nuestras generaciones”(1982), eran programas televisados sobre la música de diferentes regiones del país; y representaron un esfuerzo por difundir nuestra herencia popular y cultural.

El patrocinio de Pampero a festivales de música larense, carabobeña, oriental, andina y zuliana contribuyó con los nuevos talentos regionales. El último festival de este tipo, se llevó a cabo en 1987. En 1988, la Fundación Pampero anunció la creación del premio “Academia Nacional de la Historia-Fundación Pampero”. En aquella primera ocasión lo recibieron Eduardo Arcila Farias y Pablo Ojer.

Proyecto Pampero

Con el fin de trasladar la marca hacia expresiones culturales contemporáneas, Pampero inició un proyecto dirigido a jóvenes adultos con motivaciones artísticas. Esta actividad ha constituido una forma de reeditar los logros pasados de la Fundación Pampero. Proyecto Pampero nace como una iniciativa inspiradora para apoyar el talento de artistas emergentes venezolanos, a quienes busca motivar para que muestren su pasión en las diferentes áreas de expresión artística y darles la oportunidad de plasmar su ingenio y creatividad en cada una de sus obras. Este proyecto tiene alcance internacional, y la marca ha estado presente en Chile, Grecia, Francia, Gran Bretaña Portugal y Alemania apoyando propuestas artísticas con el nombre de Fundación Pampero.

Por ejemplo, en Portugal apoyó a nuevos artistas, invitándolos a producir una visión personal de la marca a través de piezas de arte de diverso género. A raíz de este éxito fue abierto el Museo Efímero, el primer museo de arte al aire libre del mundo. Este museo se inició con la selección de las mejores piezas de arte urbano de una zona de Lisboa caracterizada por su riqueza en expresiones de arte de calle y locales de diseño. El museo le da cabida a exposiciones de fotografía, interpretaciones, conciertos, y grafittis. Otro ejemplo es el proyecto de Arte Emergente 2008, donde se involucraron: Alemania, Gran Bretaña y Chile. En este proyecto, los artistas mostraban su ingenio a través del surf, la fotografía, las artes plásticas, el cine y la música, llegando a los espectadores con exposiciones, creaciones en vivo (doing art), y trabajos audiovisuales. En Berlín, Proyecto Pampero ha desarrollado un espacio físico llamado The Appartment, donde se promovieron simultáneamente, la música, el arte, el cine y la moda.

En Venezuela, la primera edición del Proyecto Pampero, constituyó una actividad de promoción y reconocimiento de fotografías, y estuvo dirigida a jóvenes innovadores, auténticos y creativos. La iniciativa, apalancada en una plataforma digital, les permitió mostrar su creatividad y talento a través de piezas originales a un gran público. Fue importante para reforzar la conexión de la marca con el arte.

En la segunda edición del Proyecto Pampero (2011), se ha buscado impulsar la música. El Proyecto le ha ofrecido a bandas de rock emergentes la oportunidad de mostrar su talento y marcar la diferencia realizando su mejor ejecución ante un público virtual que ha seguido los resultados a través de las redes sociales. Planea de este modo llegar a la mayor cantidad de jóvenes. Funciona así como una herramienta de inspiración y vehículo impulsor para que los artistas expresen su arte, reflejen su carácter y pasión, e inspiren a otros a vivir más allá de lo ordinario.

Quienes deseen revisar más información sobre el proyecto se les invita a buscar este url: http://www.facebook.com/pamperoVenezuela

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s