Media Lab de MIT: 25 años inventando el futuro

TECNOLOGIA

Vista panorámica de una de las áreas del Media Lab de MIT (foto: arstechnica, MIT)

Durante la Guerra Fría, instituciones como la NASA representaban, en el imaginario popular de los ciudadanos norteamericanos, y de gran parte del mundo occidental, un modelo de cómo se debía caminar, por así decirlo, justo encima de ese borde elusivo y en constante movimiento que es la frontera del conocimiento. Pero nos impresionaban por ser también capaces de desarrollar (con científicos que importaban de todas partes del mundo, entre ellos el venezolano Humberto Fernández Morán, 1924-1999) aplicaciones prácticas para los más recientes descubrimientos y desarrollos teóricos. Uno intuía que ellos tenían como objetivo llevar al hombre a una frontera mucho más concreta (que la frontera del conocimiento) y visible por todos, los amigos y los enemigos: la frontera del espacio exterior, y en él, empujando esos límites cada vez más alejados de esa distancia modesta que era la órbita terrestre. Fue así como la NASA llevó al hombre a la Luna y nos hizo dar a todos, como lo explicarían las palabras célebres del astronauta Armstrong, un paso gigante para la humanidad. Digo que la NASA, a la que todos asociábamos con una institución poseedora de una capacidad formidable para llevar al ser humano a los lugares más remotos, era emblema de una de las cimas más prestigiosas a las que podía aspirar alcanzar una institución que traducía la ciencia pura en la técnica más avanzada.

Por supuesto que la NASA era también, y sobretodo (quizá no nos percatábamos de eso cuando niños), uno de los frentes en los que tenía lugar esa contienda entre dos puntos de vista antagónicos sobre cómo se debía organizar social, económica y políticamente la humanidad: el capitalismo democrático y liberal o el socialismo de planificación centralizada al que estaban asociadas importante limitaciones a la libertad individual. De modo que cada logro de la NASA era a la vez un logro del capitalismo, de la libertad, y de los valores de Occidente.

Los tiempos han cambiado. La Guerra Fría ha desaparecido. La contienda hace rato ha dejado de ser entre dos bloques. No vivimos más en un mundo bipolar. El mundo se ha hecho cada vez más multipolar y la competencia tiene lugar en el corazón de esa otra realidad que es el mundo digital. En esa nueva realidad importante para Occidente, una institución que por estos días está cumpliendo 25 años de fundada se destaca como ícono y paradigma de la clase de innovación que importa y tiene un impacto profundo en este mundo: Me refiero al Media Lab de MIT.

Durante todos estos años, este laboratorio único ha empujado al límite el concepto de lo que es un medio. Este laboratorio fue fundado con la idea de que la emergencia de la tecnología digital estaba difuminando los límites entre los medios tradicionales, como el arte y la arquitectura, y las formas de crearlos, lo que explica cómo muchos de los avances asociados con este laboratorio no son lo que usualmente pensamos que es un medio. Claro que una de las razones para no reconocerlos como medios puede ser que todos los desarrollos que se han realizado en este laboratorio han estado muy adelantados a su tiempo.

Y sin embargo, el concepto de medio que se maneja actualmente en este lugar es la idea de que lo que es común a todo medio es el procesamiento digital de información. Por supuesto que esto abre de un modo inconcebible el conjunto de objetos susceptibles de ser clasificados como medios. Como dice Nicholas Negroponte-uno de los fundadores, junto con Jerome Wiesner, ex presidente de MIT, de este laboratorio-lo digital es en la actualidad el nuevo plástico. Y cuando se explora como sabueso cazador cuál puede ser el próximo gran desarrollo, la respuesta que se respira de la boca y mesas de trabajo de algunos de los investigadores de este lugar es: la biología.

Ed Boyden y la optogenética

Una de las avenidas de desarrollo en este campo de la biología es la optogenética, novísima área de investigación y desarrollo en biología que en el Media Lab, el trabajo en esta área es coordinado por Ed Boyden, titular de la Benesse Career Development Chair en Media Arts and Sciences del Media Lab. Boyden es uno de los que prácticamente ha inventado esta área y desarrollado algunos de los proyectos más originales que se espera pueda tener un formidable impacto en el futuro.

Ed Boyden (foto: Donna Coveney)

Boyden se preguntó: ¿De qué manera la actividad eléctrica de grupos específicos de neuronas en el cerebro puede afectar pensamientos, sentimientos o la conducta? Si él pudiera obtener una respuesta satisfactoria a esta pregunta podría, eventualmente, armar (ensamblar) como si fueran las piezas de un gigantesco Lego, diversos núcleos o grupos de neuronas, hasta producir un cerebro que funcione perfectamente. Pero mucho antes de que esto ocurra, se debe poder establecer con precisión una asocciación entre la función que desempeña un grupo determinado de neuronas y su actividad neuronal (que se traduce en potenciales de acción). El problema es que los métodos tradicionales de exploración del cerebro no permiten identificar la actividad de grupos muy específicos de neuronas. Por ejemplo, la tecnología de Resonancia Magnética (MRi), puede mostrar niveles promedio de actividad entre regiones que agrupan millones de neuronas, y otars técnicas como electrodos implantados, pueden detectar la actividad neuronal enun área más específica. Pero ninguna técnica tradicional puede identificar la activación simultánea o secuencial de un conjunto particular de neuronas que puedan estar vinculadas por circuitería neural a otras partes del cerebro. Y sin embargo, se necesitaria poder conocer cómo y cuándo se activan grupos de neuronas para comprender el funcionamiento del cerebro y controlar la cognición y el comportamiento.

La técnica innovadora que ha desarrollado Bowden para identificar la activación de grupos reducidos de neuronas se basa en su modificación mediante técnicas ya tradicionales de manipulación genética (insertan un virtus en la neurona), para hacer que las neuronas sinteticen opsinas, que son proteínas sensibles a la luz semejantes a las que tenemos en la retina. Las opsinas convierten la luz en energía eléctrica. Esto significa que si se estimula con un rayo de luz, emitido por un diodo LED que sea conducido por una fibra óptica, un grupo de neronas modificadas de un animal de experimentación, para hacerlas fotosensibles se podría conocer el efecto que tiene la activación de determinadas neuronas en la conducta de esos cobayos, por ejemplo.

Gracias a este método, Boydenpuede estudiar las posibles relaciones entre la activación (casi a ciegas) de ciertos grupos de neuronas y cambios en: la cognición, el control motor, las emociones, o la percepcion sensorial, todos éstos aspectos contorlados por neuronas que pueden ser afectados por desórdenes cerebrales tales como: Enfermedad de Parkinson, Alzheimer, epilepsia, etc.

Uno de los efectos sorprendentes que ha observado Boyden con esta nueva técnica es lo que él ha denominado: antiestimulación en los circuitos neuronales. Se refiere a que cuando cierto grupo de neuronas modificadas para hacerlas fotosensibles es estimulada (por este medio de incidencia de luz), sin importar en qué área del cerebro se encuentre ésta, otro grupo de neuronas vecinas a ésta, se va a deprimir o, para decirlo vulgarmente, apagar. Esto es por supuesto una fuete de incertidumbre. Se pudiera desarrollar un fármaco que estimule cierto grupo de neuronas y ocurrir como efecto no buscado que se termine deprimiendo un grupo de neuronas ubicadas en un área vecina del cerebro con un efecto desastroso.

Por supuesto que la aplicación de esta tecnología en humanos está lejos de ser aprobada. Aún falta demostrar que la modificación para hacer a ciertas neuronas fotosensibles no tiene efectos adversos. Luego falta que la gente no sienta desconfianza ante la idea de que se le vaya a implantar una fibra óptica que estimule ciertas neuronas de su cerebro para controlar su conducta, habilidades motoras o emociones. Pero como se puede ver, una sola de estas avenidas de investigación del Media Lab, ofrece incontables oportunidades para mejorar la calidad de vida del ser humano.

Aquí se puede ver el video de un operador que controla a un ratón gracias a un dispositivo que envía haces de luz mediante fibra óptica, emitidos por una fuente LED, al cerebro de un ratón cuyas neuronas han sido modificadas para hacerlas fotosensibles.

Diez de las innovaciones (productos o plataformas) salidas del Media Lab

Una selección de 10 productos o plataformas que han salido del Media Lab

1. Lectores de textos y libros digitales como Amazon Kindle, Sony Reader, y el Barnes & Noble nook (todos usan tinta electrónica desarrollada en el Media Lab)
2. Guitar Hero, desarrollado por la compañía surgida del Media Lab, Harmonix Music Systems
3. Lego Mindstorms, software comercializado por Lego que permite construir y programar robots.
4. Lenguaje de programación Scratch, que es un sfotware libre con el que se pueden crear dibujos, juegos, historias y animaciones.
5. XO Laptop, desarrollada por el programa Una laptop para cada niño
6. Sistema de air bag inteligente SeatSentry desarrollado por la corporación NEC
7. Los estándares de codificación de audio y video MPEG-4, introducidos en 1998, junto con su tecnología relacionada normalizada por el grupo MPEG (Moving Picture Experts Group)
8. Wireless Mesh Networks, originalmente desarrolladas por Nortel
9. Impresión digital holográfica en 3D desarrollada por Zevra Imaging, compañía que es spin-off del Media Lab.
10. Máquina de Karaoke-on-Demand desarrollada por Taito Corporation

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s