Eduardo Marturet en La Plaza Altamira

Concierto de Eduardo Marturet, Plaza Altamira, 19 de junio de 2010

La ciudad de Caracas tiene esas cosas maravillosas. Que a veces se reunen voluntades (en este caso la del programa Walk with Giants de Black Label y la del programa Arte en la Calle de Cultura Chacao) para producir para los ciudadanos cosas maravillosas. Que nos ofrecen la oportunidad de ser indiferentes a la expectativa de que la programación sabatina de la televisión atrape nuestra atención. Esencialmente porque podemos darnos el lujo de disfrutar de un concierto de primera, simplemente con asomarnos a la ventana de nuestro apartamento, tal como pensamos que lo hace la persona cuyo contorno apenas divisamos en un plano de fondo de la foto que abre esta nota. En este concierto, el reconocido director de orquesta venezolano Eduardo Marturet, actual Director Asociado Principal de la Miami Simphony Orchestra, y quien ha dirigido más de 850 conciertos, dirigió a la Orquesta Sinfónica Juvenil de Chacao. En este concierto, Marturet le ofreció al público un programa que incluyó desde piezas europeas llenas de un espíritu celebratorio lleno de pompa (aunque no tanto de circunstancia) y alegría para las masas, como la Obertura Festiva de Dimitri Shostakovich, escrita para celebrar el 37 Aniversario de la Revolución de Octubre, o la Obertura 1812, Op 49 de Piotr Ilich Tchaicovski, compuesta para celebrar la resistencia rusa de 1812 frente a la armada de Napoleón.

Concierto de Eduardo Marturet, Plaza Altamira, Caracas, 19 de junio de 2010

Si bien estas dos piezas de tanta intensidad orquestal fueron perfectamente ejecutadas y recibieron una fuerte ovación, donde este director y la orquesta (con la que apreciamos Marturet había desarrollado una empatía tan profunda como con nosotros, su público) se lucieron, a causa de la pasión y peculiar carácter que les imprimeron a la dirección y ejecución, fue en las piezas latinoamericanas, como la Suite Onda Nueva de Aldemaro Romero; o el popurri de mambos del cubano Dámaso Pérez Prado. En esta última serie de mambos, este contagioso ritmo caribeño a cuyo vaiven se movían los instrumentos, alcanzó al resto de un público que fácilmente puede haberse imaginado que, en realidad, se encontraba muy lejos de esa plaza, caminando por la cálidas playas de una isla caribeña en compañía de un daiquirí. Muy lejos de todo el stress que acosa al ciudadano de una metrópolis como Caracas en tiempos turbulentos.

Concierto de Eduardo Marturet, Plaza Altamira, Caracas, 19 de junio de 2010

Que todavía ocurran estas cosas es algo que agradecemos al programa Arte en la Calle de Cultura Chacao, y al programa Walk with Giants de Black Label, whisky distribuido en Venezuela, por Diageo, gracias a cuyo feliz trabajo conjunto, el municipio Chacao pudo ofrecerle una vez más a la ciudad de Caracas una de esas oportunidades para que sus ciudadanos amantes de las actividades culturales al aire libre disfruten de un instante de placer artístico plenamente urbano.

Concierto de Eduardo Marturet, Plaza Altamira, Caracas, 19 de junio de 2010

Son estos los proyectos que celebramos que ocurran en esta ciudad de Caracas, en la que cada día, todos los días, muchos de nosotros nos esforzamos por imaginar un modo diferente de lograr la convivencia pacífica y alegre, real o irreal, con los que nos rodean. Ese sábado, pudimos olvidarnos de toda tarea. Abandonarnos al disfrute a ojos cerrados de la música, y vivir una real experiencia de masa al aire libre en la que todos estuvimos mezclados como en el poema de Nicolás Guillén.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s