India, Una potencia mundial en construcción

Por: Claudia Veitía y Lorenzo Dávalos

Nothing can stop an idea whose time has come. Estas fueron las palabras que el Primer Ministro de la India, Manmohan Singh, citando a Victor Hugo, dijo al entevistador norteamericano Charlie Rose en el año 2006 en la conversación que mantuvieron sobre el creciente poderío económico del país y sus relaciones externas.

En el año 2001, en un papel de trabajo preparado por economistas de Goldman Sachs, la banca de inversión global, titulado The World Needs Better Economic BRICs, fue acuñado el acrónimo BRICs, que está formado por las iniciales de Brasil, Rusia, India y China, naciones cuya población combinada equivale a 40 por ciento de la población mundial, cubren en conjunto cerca del 25 por ciento de la superficie terrestre del planeta, y poseen una economía agregada que suma aproximadamente 15,4 billones de US dólares. Dos años más tarde, en octubre de 2003, se publicó un segundo papel de trabajo, Dreaming with BRICs: The Path to 2050, en el que se planteaba que si las cosas iban bien, en menos de 40 años, la acelerada tasa de crecimiento de esas cuatro naciones iba a permitir que las economías combinadas de los BRICs superen a las del grupo de naciones más ricas del mundo en la actualidad (Canada, Francia, Alemania, Italia, Japón, Rusia, Reino Unido y Estados Unidos).

Eso pudiera ocurrir, alegaban los citados trabajos, aún si estas naciones no se agrupaban para formar un club o alianza económica particular. Trabajos posteriores sobre los BRICs publicados por Goldman Sachs fueron aún más optimistas respecto al futuro económico y geopolítico de este grupo no formal de naciones. No es extraño o inconsistente con el espíritu de la India, cuya antigüedad y tradiciones espiritual y cultural son tan ricas y variadas, que se destaque también por ser una de las economías más poderosas del mundo, con el potencial para ingresar en las próximas décadas del siglo XXI con un futuro tan promisorio. Y sin embargo, a pesar de su pasado glorioso, el camino que siguió la India para llegar a formar parte de los BRICs, no ha sido lineal.

La India tenía una actividad empresarial y tradición de comercio que se extendió hasta regiones remotas y que data de más de 2.500 años. Así por ejemplo, evidencia arqueológica sobre el uso del índigo en las ropas de momias egipcias, o el uso de vigas de cedro de la India en el palacio del rey Nabucodonosor, construido entre 604 y 562 a.c. en Babilonia; o de teca de la India en un templo al dios de la Luna en Ur (circa 555 a.c.), son muestras del nivel de actividad del antiguo comercio indio. Asimismo, se sabe que los sacerdotes del Antiguo Egipto utilizaban grandes cantidades de plantas aromáticas para quemar como incienso, mirra, y lavanda provenientes de la India, que eran también usadas como materiales para embalsamar. O los productos de belleza, la debilidad de mujeres egipcias, cuyo comercio dependía por completo de importaciones de la India. Aún más, se ha descubierto evidencia de una actividad de comercio marítimo entre la India y Egipto durante los tiempos del Imperio Romano que sugieren que especies y otros productos exóticos eran enviados a Europa para su comercialización por via marítima, y por supuesto por rutas terrestres, entre las que se destaca la célebre Ruta de la Seda. Sumada esa tradición comercial a la antigua tradición manufacturera, intensiva en mano de obra (recursos que no han sido escasos en una nación que en la actualidad tiene una población de 1100 millones de habitantes), hace fácil comprender las razones por las que hacia 1770, en vísperas de la Revolución Industrial, India era la segunda economía más grande del mundo, y su producto interno representaba poco más de 20 por ciento de la economía mundial.

Desde 1947, año en que la India logró la independencia del Imperio Británico, ésta había adoptado una política de fuerte regulación de la actividad económica doméstica (que algunos calificaron como de modelo cuasi socialista), que tuvo consecuencias devastadoras para su economía¬¬ –como por ejemplo, el impuesto sobre la renta de 97 por ciento revocado en 1974–. En 1970, la economía india llegó a representar sólo 3 por ciento de la economía mundial, alcanzó ese año uno de los niveles más bajos de su historia.

Ya a finales del siglo XX, la arraigada tradición comercial seguramente facilitó la rápida recuperación económica cuando las políticas de regulación comenzaron a ser desmanteladas. En particular, la economía india comenzó a mejorar cuando, a partir de 1991, se produjeron reformas que desregularon la economía y la India se reinsertó gradualmente en la economía global. En este logro fue crrucial una mejora radical en la productividad del sector manufacturero a partir del año 2003. Esta se produjo gracias al incremento en la eficiencia de las empresas del sector privado, que estuvieron sometidas a una dinámica competitiva que forzó múltiples procesos de reestructuración entre los años 1997 y 2002. Esta nueva eficiencia empresarial, sostiene el trabajo de Goldman Sachs, obedece a factores como: mayor apertura al comercio internacional, crecimiento del sector financiero, inversiones en tecnologías de información y de comunicación, construcción de autopistas, transferencia de mano de obra y capital a sectores industriales de alta productividad. Desde 2003, la India ha sido una de las economías que han crecido a una tasa más alta, lo que ha conducido a un rápido crecimiento en el ingreso per capita, la demanda interna y la economía global. Proyeciones de los trabajos más recientes de Goldman Sachs estiman que la economía India va a crecer a una tasa de entre 8 y 10 por ciento anual hasta el 2020; durante el año 2007-2008 lo hizo con una tasa de 9,1 por ciento. El supuesto más fuerte de esos trabajos es que el gobierno Indio va a continuar con la implementación de políticas de apoyo al crecimiento. Las predicciones sugieren que hacia el año 2050, la economía de la India va a superar la de Estados Unidos, lo que la convertirá en la segunda economía más grande del planeta.
En el año 2006, el profesor Vasant Vanesh Gadre, de la Universidad Jawarharlal Nehru de Nueva Delhi, afirmó que “la nueva época global de tecnología, basada en el conocimiento y la información y con una nueva orientación espiritual y planetaria, es más propicia para la India que ha enfatizado siempre el conocimiento o vidya como la base de la cultura”. Esto parece cojnsistente con el hecho de que la India se distingue por ofrecer servicios profesionales, de licenciados universitarios, abogados, consultores, ingenieros; hecho que lo diferencia de los otros países en vías de desarrollo que o bien ofrecen mano de obra poco calificada o recursos naturales como incentivo a la inversión y base de su desarrollo. La India, indica como ejemplo, tiene aproximadamente 1 millón de jóvenes profesionales, ingenieros y computistas que laboran solamente en el campo informático, pero también similares contingentes en medicina, agricultura, espacio, biotecnología, productos farmacéuticos, energía tradicional y nuclear.

Otro elemento de la tradición de la India que no sólo puede explicar su membresía en el club de los BRICs sino también su carácter distintivo, es su antigua tradición cultural de debate, deliberación, y argumentación, pluralismo intelectual y apertura cultural. Esta tesis, que rompe con esa mirada estereotípica que se limita a percibir la India como una nación de espiritualismo y misticismo o, más recientemente, de mano de obra barata, y que hace énfasis en su cultura argumentativa, ha sido desarrollada en The Argumentative Indian (2005), obra que compila 16 ensayos escritos por Amartya Sen, Premio Nóbel de Economía y Profesor de Economía de la Cátedra Lamont en la Universidad de Harvard. En uno de los ensayos, Sen presenta, con base en ejemplos de las enseñanzas y vida de emperadores como Akbar y Ashoka, con referencias a las obras de épica india, el Ramayana y el Mahbarata, y una multiplicidad de otras referencias, una visión del hinduismo como una filosofía inclusiva y abierta más que divisoria y exclusionista. Bajo el análisis de Sen, el hinduismo se hace magnánimo y suficientemente maduro, capaz de acomodar visiones en disenso e incluso de soportar o asimilar un profundo escepticismo. Sen fortalece su argumento de una cultura india argumentativa con una nueva lectura de Rabindranath Tagore, único poeta indio laureado con un premio Nóbel. Alega Sen que la relativamente escasa popularidad del poeta entre los poetas Ezra Pound, William Butler Yeats y otros menos famosos lectores occidentales se debió a que Tagore no les ofrecía lo que esperaban de él: una poesía llena de misticismo, sabiduría, espiritualismo. En lugar de ello, Occidente no supo o no quiso leer en Tagore su humanismo, su racionalidad, su pensamiento liberal. Si se quiere creer a Sen, esta tradición de argumentación, debate y racionalidad tejida sobre valores occidentales más que exóticos o místicos valores Indios, constituye una poderosa plataforma para la construcción de un ambiente de democracia y libertades civiles, que son ideales para potenciar o catalizar las impresionantes tasas de crecimiento que ha mostrado recientemente, y que la hicieron alcanzar el puesto como la décimo segunda economía más grande del mundo. Del mismo modo que Orientalismo de Edward Said, cambió radicalmente la visión que tenía Occidente de Oriente, este libro de Sen parece estar destinado a sacudir la visión estrecha de una India sólo mística o espiritual que hace caso omiso de sus aspectos y valores modernos y liberales familiares a Occidente.

El excelente sistema educativo, la riqueza de la tradición cultural, el dominio del idioma inglés, el tamaño de la base laboral—que para el 2007 era de aproximadamente 500 millones de personas—y los bajos costos de la mano de obra, resultan en un factor de producción de “riesgo bastante asequible”, según afirma la presidenta del gigante de la biotecnología, Biocon, Kiran Mazumdar-Shaw. Por esta razón “hay la posibilidad de aprovechar la diferencia del costo laboral para brindar valor”. Es decir, el menor costo de este factor la hace más competitiva. Eso es lo estimulante y lo que distingue a esta nación de economías occidentales. India usa esa ventaja y abre las vías para el mañana. Pero también operan a su favor la tradición comercial, el sistema democrático, la diversidad cultural, la disminución de la importancia de la ubicación geográfica. Y la cercanía con China, con la que conforma “Chindia”, poderoso dueto que contiene más de la mitad de la población mundial y que emerge como “la fábrica del mundo” una y “el laboratorio del mundo” la otra. Y sobretodo, el cambio de actitud de una nación sumisa y pasiva a la nación de hoy que cree firmemente en la legitimidad que tiene para convertirse en una potencia mundial, en un Gigante Emergente.

La India de hoy es centro de outsourcing de numerosos servicios: como los call-centers para empresas norteamericanas, asesoría legal para las firmas de abogados británicos, la producción de carros fabricantes japoneses y surcoreanos. Están contituyéndose en la mano de obra especializada de las empresas dirigidas desde distantes latitudes. Son los que realizan el trabajo, los que están aprendiendo el know-how, o los que los desarrollan, los que han visto los errores cometidos por Occidente (como la dependencia en combustibles fósiles, convencionales y no renovables y la afectación del clima) y que aprenden de ellos. La India observa y aprende.

Tradición científica de la India antigua

La India es rica espiritualmente, pero las evidencias revelan que contrario a la visión colonial y orientalista, parece que la preocupación principal de los antiguos indios estaba más concentrada en la discusión filosófica de hechos conectados con la realidad. La tradición científica y analítica del país se encuentra no sólo en tratados de astronomía, matemática, lógica, gramática o medicina sino dentro de los textos filosóficos-religiosos, polémicas debatidas por monjes y eruditos que planteaban una hipótesis, desarrollaban teorías y presentaban pruebas para apoyar o refutar, muy racionalmente, las creencias ligadas a la superioridad del alma. El método científico y los principios de deducción e inducción fueron ampliamente usados desde el año 1000, a.C. Tratados como el Aryabhatiya, compendio de 108 versos de Aryabhata, matemático y astrónomo del siglo IV, padre del sistema numérico indio-arábigo, está escrito como un sutra, género en el cual cada línea estaba redactada para memorizar un sistema complejo. En el Aryabhatiya se describe por primera vez, entre otras cosas, la tierra como una esfera que rotaba sobre su mismo eje, las progresiones numéricas y geométricas, las ecuaciones simples, cuadráticas e indeterminadas. Avances como el uso de catalizadores en la purificación de metales, las primeras teorías atómicas, el sistema decimal, comprobaciones del (posteriormente llamado) teorema de Pitágoras a partir de las Sulva Sutras o “Reglas de las Cuerdas” usadas para la construcción de altares (circa 800-500 a.c.), o el estudio de las leyes de movimiento, son algunos de la miríada de conocimientos fundamentales de la ciencia, parte del acervo racional de una cultura que desde sus inicios ha reflexionado profundamente sobre lo espiritual y lo racional.

Fuentes
Vasant Ganesh Gadre. “La India: globalización y cultura”, Cuadernos de la India, Nº 2. Publicación de la Embajada de la India y la Universidad de los Andes, 2007
Goldman Sachs.The World Needs Better Economic BRICs. 2001
Goldman Sachs. Dreaming with BRICs: The Path to 2050. 2003
Deepak Kishinchand Bhojwani. ¿Hacia dónde va la India en el siglo XXI? Algunas reflexiones. Cuadernos de la India Nº 1. Publicación de la Embajada de la India y la Universidad de los Andes. 2007
Sen, Amartya. The Argumentative Indian (2005)
Video: Charlie Rose entrevista a Ratan Tata, Kiran Mazumdar-Shaw y Anil Agarwal, 2 de marzo 2006.
Video: Charlie Rose entrevista al Primer Ministro de la India, señor Manmohan Singh. 2006
Entrevista con el Excmo. Embajador de la India en Venezuela, Y.K. Sinha

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s